10 ene. 2013

“ANON E MOUSE” Y ALAN MOORE: IMPLICACIONES

 
 
 
 

Entre diciembre de 1974 y mayo de 1975 cobró vida una publicación alternativa en la ciudad inglesa de Northampton, titulada “ANON”, y que sólo duró 5 números. En ella colaboró desinteresadamente un joven Alan Moore (21 años), con una tira expresamente creada y que se llamaba “ANON E MOUSE”.

El autor por entonces estaba recién casado y, al igual que su mujer, se ocupaba en un trabajo obrero que le consumía la mayor parte de las horas del día para sacar el hogar adelante. Sin embargo, por las noches aún se dedicaba a su vieja afición artística de adolescencia –cuando se empeñó intensamente en el movimiento Arts Lab de la ciudad, ya extinguido tiempo atrás. Sirva de ejemplo esta pequeña serie que quiso difundir.

Leyendo el trabajo, todavía contemplamos a un artista en sus inicios y que de momento escribe y dibuja sólo por diversión, con la premura del que tiene otras obligaciones. El dibujo es de trazo rápido y caricaturesco, no muy dedicado, al igual que la rotulación (véase el original en inglés para corroborar esto último), y los argumentos giran en torno a animales personificados que departen sobre sus temas mundanos, ironizando veladamente sobre cuestiones que preocupan a Moore: la opresión vital, la religión o los movimientos políticos, siempre con un humor mordiente de fondo. Tanto los personajes como la serie nunca más tuvieron continuidad, aunque algo quedaría en Moore de las energías, o de la ilusión primeriza vertidas en estas viñetas, cuando en 1977 tomó la decisión de dejar su trabajo estable para buscar hacer carrera en la producción creativa. De hecho, en sus primeros trabajos profesionales (“Roscoe Moscow” y Maxwell the Magic Cat”) dará continuidad a estas facetas como autor completo y retomará el tono cómico, el estilo underground, la frecuente aparición de animales humanizados o las hondas reflexiones sobre la vida y la sociedad.

Mil gracias a Andrew Edwards por recuperar este viejo material. Afortunadamente, los colegas ingleses se afanan por volver a alumbrarnos con obras a las que la tecnología de otra época daba poca difusión y hacía muy difícil el acceso futuro.

2 comentarios:

  1. Complicado traducir ese chiste de "Sic transit gloria monday" al español ¿Eh? Seguro que te tomó un buen rato pensando. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo opino la interpretación fue acertadora por cierto informen mas sobre la próxima biografía.

    ResponderEliminar