27 dic. 2013

“TEN LITTLE LIGGERS!” (¡Diez un pelín gorrones!)


Cada año que permaneció en la revista ‘Sounds’, Alan Moore alias “CURT VILE” fue preparando especiales navideños que muestran el compromiso del autor con la publicación que le dio la oportunidad de comenzar a trabajar en el mercado del cómic, incluso en la última etapa cuando ya comenzaba a hacerse un nombre a tener en cuenta en la industria y recibía encargos de más relevancia y mejor pagados.

Así, encontramos en diciembre de 1979 un juego de mesa y una tira cómica; en 1980 este “TEN LITTLE LIGGERS!” y en las dos últimas navidades que trabajó para ellos, 1981 y 1982, sendos especiales sobre la serie de tiras “THE STARS MY DEGRADATION”, centradas en desarrollar más el carismático personaje Axel Pressbutton.

TEN LITTLE LIGGERS!” (que hemos traducido como ‘¡Diez un pelín gorrones!’) es una historia de 4 páginas con carácter independiente del resto de personajes que había desarrollado en Sounds. Nos presenta una pandilla de macarras donde hay una enorme diversidad de personalidades y condiciones, y son invitados a pasar una juerga en el tenebroso Hotel Sobrecogedor. Jugando con la ironía de que ya de por sí este variopinto grupo a la gente “normal” le pueda parecer aterrador, Moore pronto empieza a utilizar con dominio clichés del género de terror, aderezado con mucho humor del que le caracteriza en esta etapa (en todas sus vertientes: absurdo, inteligente, juegos de palabras, lo obvio, lo grotesco, parodia, expresiones malsonantes,...) y por supuesto numerosas alusiones musicales reconocibles para el lector medio de la revista, todo ello con objeto de llegar a una conclusión donde presenta cómo ve la política internacional del momento y culmina con una reflexión sobre la fiesta navideña y el año que termina.

El trabajo viene firmado solamente por Curt Vile, pero en la primera viñeta éste se cita a sí mismo junto a Alan Lewis y Garry Bushell como quienes nos traen este “cuento de crueldad navideña” por ser aficionados “al terror, la tortura y a Marty Robbins”. No tenemos datos del grado de aportación real que hicieron las otras firmas que acompañan, aunque sí hemos podido comprobar que al menos Bushell era un colaborador de la revista con el que Moore coincidió por ese tiempo.

Aquí os ofrecemos por tanto “Ten little liggers!” para su disfrute... su lectura nos revela cómo cada vez más el autor se iba consolidando como una estrella del entretenimiento.

Trabajo de traducción y maquetación: por Maese ABL
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario