8 jul. 2013

Entre Steve Moore, DARK STAR Y Alan Moore




En la Inglaterra de finales de los 60 surgió una compañía llamada Odham, dedicada a reimprimir en blanco y negro los cómics Marvel de EE.UU., en una colección de título POWER COMICS. Estas publicaciones hicieron furor entre los jóvenes del país, apareciendo por vez primera en el país el fenómeno fandom. Por la época, un joven londinense de 18-19 años llamado STEVE MOORE entró a trabajar como asistente en la citada empresa, y pasado un tiempo logró ser comentarista en estos cómics, ofreciendo además un contacto a los aficionados. Así emulaban así lo que hacía ‘Smiling’ Stan Lee al otro lado del charco, tomándose en este caso el apodo ‘Sunny’ Steve Moore.

 

ALAN MOORE era un voraz lector y tendría unos 14 años (1968) cuando se decidió a escribir a la editorial, comenta que porque le hacía gracia la coincidencia de apellido con el correero. De esta manera, con motivo de su afición común se inició una correspondencia entre ambos jóvenes que se fue haciendo frecuente y más intensa con el tiempo. Ya en 1969, Alan viajaría a la 2ª Convención de Cómics de Inglaterra, organizada por Steve y otros, momento en que se conocieron en persona, así como a otros fanzinistas con los que posteriormente iría realizando colaboraciones.

Cuando se hizo adulto, Alan Moore inició otros caminos profesionales, si bien en este tiempo, no perdería nunca el contacto con Steve Moore pese a la separación geográfica (uno en Northampton y otro en Londres), a través del correo, el teléfono o con encuentros ocasionales. La historia, como ya sabemos, querría que en un determinado momento de 1977 Alan quisiera dar un giro a su vida y decidiera dedicarse a la creación artística, enviando guiones y cómics a diversos lugares con objeto de promocionarse. En este punto su amistad con Steve Moore supuso un impulso clave para lograrlo.
Una de las revistas a las que Alan Moore remitió material fue DARK STAR, fanzine de música rock producido en la costa oeste del Reino Unido, en el que no se pagaba a los colaboradores, aunque sí se distribuía nacionalmente a través de los kioscos, y era una buena oportunidad para darse a conocer. La primera tira que le publicaron aquí fue “THE AVENGING HUNCHBACK” (el Vengador Jorobado), en el número 19 del magazine a marzo de 1979. Se trataba de una parodia de Superman basada en ideas y bocetos que habían creado entre Alan y Steve al principio de cartearse. Se aprecia el esfuerzo por cuidar el guión, la rotulación o el dibujo, dentro de las limitaciones de ser un recién llegado, e incluso estaba pensada para ser algo más largo; hubo una segunda página del personaje, que fue extraviada por los responsables editoriales y por eso perdió las ganas de volver a dibujarla para poder seguir realizando nuevos episodios con sus andanzas, que parece que sí que estaban pensados.
A propósito de dicha pérdida, en el número 20 de Dark Star Moore realizó la tira autobiográfica “KULTURAL KRIME KOMIX!!” (¡¡Komix sobre un Krimen Kultural!!), dándoles pullas a los responsables del extravío de una manera divertida. Por otro lado, como Steve Moore era ya profesional (trabajaba para Marvel UK) y estaba al tanto de los propósitos de su amigo Alan, vieron la oportunidad de hacer algo juntos tomando como escenario esta revista y así intentar darle un impulso a su incipiente carrera (Alan ya se había estrenado trabajando como autor pagado con Roscoe Moscow). La primera página fue “TALCUM POWER” (Polvos de Talco), en Dark Star número 21, de julio de 1979, firmando con los seudónimos Curt (Alan) y Pedro (Steve); una surrealista historia a varias escalas con un paradójico significado.
Entre las entregas 22 y 25 de Dark Star, desarrolladas desde finales de 1979 hasta diciembre de 1980, ambos jóvenes volvieron a colaborar, con la historia de ciencia ficción y humor “THREE EYES McGURK AND HIS DEATH PLANET COMMANDOS" (Tres Ojos McGurk y sus comandos planetarios de la muerte). El guión era de Steve Moore, el lápiz de Alan Moore y el entintado de nuevo del primero, firmando como Pedro Henry (steve) y Curt Vile (Alan). La razón para esta organización era que Steve no quería que su colega hiciera mucho trabajo sin remunerar, aunque el dibujo de Alan era tan extremadamente detallado, rellenando cada hueco de la página, que la tinta supuso un gran esfuerzo. Nos relata el viaje espacial que el mercenario Tres Ojos McGurk hace al planeta Zilchtron en compañía de su extravagante banda (su chica, Tabatha y el piloto Cerebro de Cristal) para cobrar la recompensa por el Corazón Viviente del Universo. A ellos se les unirán el Solitario Henry y el cyborg Axel Pressbutton, al que un hongo vegano le comió la mitad de su cuerpo y desde entonces odia a los vegetales.
 Las andanzas de este grupo de personajes no quedarían aquí, pues en 1980 Alan Moore, con el permiso de Steve, retomó algunos de ellos y su universo en la nueva serie que hacía para la revista ‘Sounds’, THE STARS MY DESTINATION. La razón es que le gustaban y tenían potencial que exprimir en cuanto a que en la época estaba embebido en el estudio de la ciencia ficción mientras realizaba guiones para 2000 AD (técnica de escritura en la que por cierto también le iniciaría Steve). En la citada serie también colaboraría con Steve Moore en diversas ocasiones, sobre todo al final de ella. El personaje Pressbutton continuaría sus aventuras en solitario con posterioridad, en la revista Warrior, a manos de Steve Moore y otros autores profesionales. Asimismo, en el futuro, se volverán a producir más reuniones artísticas de ambos creadores, como en ABC Comics (TOM STRONG Terrific Tales) o Dodgem Logic, por citar sólo algunas.
En este artículo hemos visto que las primeras creaciones conjuntas entre ambos autores se materializaron por tanto en las páginas de DARK STAR. Dentro de ellas, “Three Eyes Mcgurk and his death planet commandos" sería la obra más relevante, hasta el punto de ser seleccionada por Gilbert Shelton en su antología Rip Off Comix nº8 en que “mostraba a los talentos británicos del momento”, y sería la primera vez que se publicará en EE.UU. algo de Alan Moore.

Y también hay que destacar en todo momento la importancia de esta etapa inicial del de Northampton, convertida en un campo de pruebas en la que formarse y de la que con posterioridad extrajo multitud de ideas, composiciones, personajes, etc., como esta relación con WATCHMEN que nos desentierra la web A moment of Moore:
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario